Método de investigación jurídica, ¿cuál elegir?

La meta de cualquier método de investigación jurídica es estudiar la realidad de las fuentes y normas jurídicas y su utilidad y eficacia del derecho en la resolución de problemas. 

De esta forma es posible identificar los cambios jurídicos que requiere la sociedad en un momento determinado, así como cuáles son esos estándares para conocer si están actualizados o no acorde con las necesidades actuales.

Actualmente, existen dos métodos de investigación jurídica: 

  • Dogmático: se recoge información de libros, revistas especializadas, diarios oficiales, etc. Una vez reunida toda la documentación necesaria puede empezar la investigación a realizar.
  • Realista: la información se reúne a partir del análisis de los hechos. En estos casos se usan principalmente 3 técnicas: entrevista, encuesta y observación de campo. 

¿Qué tipo de método de investigación jurídica puede elegir?

Método dogmático como método de investigación jurídica

La dogmática jurídica examina el ordenamiento jurídico como conocimiento puro. Esto significa que elimina todos los elementos que no son relevantes para el derecho.

El principio fundamental utilizado por los dogmáticos implica la depuración de elementos cuestionables de las normas porque su mera presencia, puede contaminar lo que de otro modo debería considerarse puro.

Los dogmáticos consideran que el conocimiento jurídico solo emana de la norma, la doctrina y la jurisprudencia.

El método de investigación jurídica dogmático propone investigar el ordenamiento jurídico para saber si está acorde con lo que necesita la sociedad y, de este modo, poder mejorarlo.

Existen varías metodologías dogmáticas:

  • Simple: donde el investigador del derecho busca profundizar en la norma, la doctrina y la jurisprudencia de forma proporcional.
  • Descriptivo (heurístico): en este caso, el investigador separa y puntualiza las normas del derecho positivo que no considera problemáticas. De esta forma, facilita el estudio y difusión de conocimientos.
  • Lege lata: esta metodología se basa en los problemas interpretativos de las normas y el Derecho. Así, debe investigar qué casos son susceptibles de ser interpretados de varias formas e intentar aclarar este problema, dando el mejor sentido cuando se use la norma.
  • Lege ferenda: en este tipo de método de investigación, el estudioso del Derecho propone reformas en la legislación existente o la creación de nuevas normas jurídicas. El propósito no es solo criticar las soluciones actuales, sino también sugerir otras nuevas en consonancia con la situación social en un momento determinado
  • Jurisprudencial: el propósito del investigador es estudiar el razonamiento detrás de las decisiones legales, incluyendo su argumentación y conceptualización. Este tipo de análisis doctrinal se centra en las sentencias judiciales y en lo que llamamos “ratio decidendi“, que no es otra cosa que la forma en que se decidieron los casos estudiados.
New Call-to-action

Método realista como investigación de campo

Si pudiéramos identificar los factores detrás de las decisiones judiciales, también nos permitiría predecir tal decisión. Sin embargo, dado que el realismo no puede dar cuenta de todos los aspectos de la psicología de un individuo, debe haber alguna otra explicación que explique el comportamiento humano a la hora de decidir en estos asuntos. 

Por lo tanto, cualquier teoría construida a partir de las ideas de los realistas debe tener una excelente tasa de precisión predictiva. Estos están totalmente comprometidos a realizar predicciones acertadas de cómo decidirán los jueces en cada caso.

En cuanto al método de investigación jurídica utilizado, nos encontramos con varias metodologías predictivas realistas que podemos revisar a continuación:

  • Método de Ross: Ross propone que el objeto de estudio sea el conjunto de normas jurídicas que los jueces consideran válidos a la hora de aplicarlos a casos concretos.
    De este modo, el derecho que deben aplicar será el vigente y este depende de dos factores:
    • Primero: la doctrina a aplicar por los jueces.
    • Segundo: cómo es de efectiva esa doctrina cuando se aplica a cada caso de estudio.
  • Situation-types: el investigador basará su estudio en la problemática a la hora de aplicar el derecho a casos similares que permiten justificar decisiones judiciales diferentes.
    La estrategia del investigador no solo se fija en qué norma o ley utilizó el juez en su fallo, sino también en las consecuencias que tal decisión provoca.
    La problemática estriba en identificar qué lleva a un juez a tomar una decisión en detrimento de otras igualmente justificables.
    No está de más señalar que los investigadores realistas americanos establecieron dos tesis bastante acertadas sobre el comportamiento de jueces y tribunales:
    • Suelen tener en cuenta las consecuencias sociales y económicas en sus decisiones.
    • Son tendentes a seguir la misma línea que otros jueces y tribunales a la hora de tomar sus propias decisiones sobre casos análogos.
  • Tarello: para Tarello, el resultado de un caso judicial en particular no depende de la correcta aplicación de la norma o de si es ético utilizarla, sino de factores sociales como puede ser sus consecuencias económicas.
    Es evidente identificar qué normas y doctrinas jurídicas son aplicadas en la mayor parte de los casos, nos permite elaborar hipótesis sobre cuál será la decisión más probable para el caso de estudio.
    En cualquier caso, el objetivo no es solo identificar dónde se encuentra un error, sino por qué ciertos resultados son más probables que otros cuando todo lo demás es igual. Esto implica usar lógica inductiva o sacar conclusiones basadas en evidencias.
  • New Legal Realism: este sistema de investigación realista trata el estudio con base en tres factores fundamentales:
    • Primero: tiene en cuenta al dar sentido a una decisión cuáles son las razones legales que han llevado a tomarla. Igualmente habría que considerar por qué llegaron a esta conclusión y no a otras.
    • Segundo: basa el estudio en la hipótesis de que son factores diferentes los que explican que existan decisiones diferentes en cada ámbito jurídico y durante las fases de los procesos judiciales.
    • Tercero: considera que los jueces no son ciudadanos interesados solo ​​en alcanzar sus objetivos propios, sino que realizan juicios de valor porque creen que forman parte de los derechos de los demás, cuando realmente solo responden a principios éticos, sociales, políticos o legales.

¿Cuál es el correcto?

Es clave para el Derecho ir de la mano con la evolución de la sociedad que necesita regular. Para ello, es necesario investigar y desarrollar nuevas normas que estén actualizadas e incluso que vayan por delante de los cambios sociales que puedan producirse. Para este fin, no sería bueno basarse solo en un método de investigación jurídica, hace falta más base.

Quizás para estos casos sería más conveniente un estudio pormenorizado del ordenamiento jurídico y de qué cambios, modificaciones o actualizaciones necesita. En estos casos el método dogmático sería el más conveniente.

Ni que decir tiene que el trabajo legal también debe ser estudiado con el fin de mejorar, tanto la labor de los profesionales del derecho como de quiénes toman las decisiones.

Conocer por qué se toman decisiones distintas ante hechos similares y que pueden ser justificadas mediante las normativas vigentes deben ser estudiados para que no se produzcan tales desigualdades.

Saber por qué un juez decide de una manera y otro de forma totalmente distinta, también debe ser investigado.

Todo ayuda a que el derecho siga evolucionando y optimice la función para la que fue inventado: la regulación de la convivencia en sociedad.

New Call-to-action

Deja un comentario

1 comentario

juli

Octubre 14, 2022 5:34 pm

me fue de gran ayuda