Obsolescencia laboral: ventajas y desventajas, y cómo evitarla

La amenaza que representa la obsolescencia laboral para los abogados se ha acentuado aún más debido a la pandemia por la COVID-19. Y es que las medidas de cuarentena, confinamiento y distanciamiento social han hecho que las firmas deban redefinir la manera en cómo funcionan, teniendo que adoptar principalmente el modelo de teletrabajo y las tecnologías necesarias para ello.

En este contexto, los abogados que no se logren adaptar al trabajo remoto estarán sentenciados a la obsolescencia laboral, una situación peligrosa a nivel profesional si se considera que, por ejemplo, en México se presentó una pérdida de 345.000 puestos de trabajo en el mes de mayo de 2020 (Forbes).

Por tanto, mientras más cerca esté un profesional de la obsolescencia laboral, más cerca estará entonces de sufrir los duros golpes de un mercado que no perdona a los rezagados.

¿Qué es la obsolescencia laboral?

La obsolescencia laboral es un fenómeno que, por lo general, va sujeto a los avances tecnológicos empresariales. A medida que las tecnologías son más complejas y sofisticadas, hay un porcentaje de profesionales que se va quedando rezagado en materia de transformación digital y profesional, a tal punto de llegar a carecer de las competencias necesarias para mantenerse productivo en sus funciones laborales.

De esta manera, en el sector legal, la obsolescencia laboral de los abogados está relacionada tanto con la evolución del legaltech, como con la evolución del Derecho en sí mismo, ya que el auge de nuevas tecnologías ha abierto también nuevos campos de ejercicio jurídico, a los cuales los juristas modernos deben adaptarse.

New Call-to-action

Ventajas y desventajas de la obsolescencia laboral.

A pesar de percibirse como algo negativo, hay ciertas ventajas de la obsolescencia laboral que se deben aprovechar. Por ejemplo, el miedo a la obsolescencia laboral hace que los abogados se esfuercen más por capacitarse, por ser más productivos y por asumir nuevos retos dentro de la firma.

Otra ventaja de la obsolescencia laboral es que esta amenaza incentiva a las firmas a autoevaluarse continuamente, con la finalidad de encontrar oportunidades de mejora tanto en el equipo de trabajo como en las tecnologías y metodologías implementadas.  

Por otro lado, entre las desventajas de la obsolescencia laboral se encuentra la evidente amenaza hacia aquellos abogados que, renuentes al cambio, se mantienen tradicionales en su labor. Esto hace que los socios de la firma comiencen a centrar su atención en nuevos talentos.

Esa misma desventaja de la obsolescencia laboral se aplica para muchas firmas en general, ya que hay estudios que se niegan a evolucionar tecnológica y profesionalmente. Por tanto, están destinados a desaparecer, ya que no tienen las capacidades para subsistir en un mercado cada vez más innovador y competitivo. 

¿Cómo evitar la obsolescencia laboral?

Según el International Business Report (IBR) de Grant Thornton, tras la pandemia de la COVID-19, el 47% de las empresas medianas ha implantado cambios fundamentales para adaptar su estrategia de negocio al nuevo entorno comercial. En otras palabras, la nueva normalidad ha incentivado un cambio de perspectiva en las organizaciones, las cuales han adoptado soluciones, métodos y tecnologías más sofisticadas para darle continuidad a sus actividades, y evitar así la obsolescencia laboral.

Las firmas de abogados deben seguir ese mismo ritmo transformador para también evitar la obsolescencia laboral. Para lograrlo, desde Lemontech recomendamos las siguientes prácticas:

  1. Fomentar la flexibilidad laboral
flexibilidad laboral

En la nueva normalidad basada en el trabajo remoto, los profesionales han trasladado sus responsabilidades de la oficina a la casa, en donde la prioridad, más que cumplir horarios, es cumplir con objetivos de productividad.

Para cumplir con dichos objetivos a través del teletrabajo, las firmas deben dotar a su equipo de abogados con métodos y tecnologías prácticas y flexibles, que les permitan hacer una gestión óptima del tiempo y del trabajo jurídico, incentivando así la productividad empresarial y evitando la obsolescencia laboral de los profesionales.

New Call-to-action

Esta flexibilidad en el trabajo se logra mediante 3 pilares:

  • Tecnología: las tecnologías digitales enfocadas en gestionar y optimizar todo el trabajo jurídico a través de internet son la base de las firmas de abogados en la post pandemia, ya que permiten que cada letrado cumpla con todo su trabajo de manera remota, vía online.
  • Metodología: el trabajo a distancia requiere que todos los involucrados estén alineados para alcanzar una meta en común. Una forma de lograrlo es implementando metodologías de trabajo en equipo como Kanban, la cual promueve la comunicación y colaboración a distancia entre abogados, socios, gerentes legales, clientes y demás players del sector. 
  • Cultura organizacional: el compromiso y la responsabilidad son indispensables para lograr el correcto uso de las nuevas tecnologías y metodologías de trabajo. Debido a esto, las firmas, más que fomentar el teletrabajo cumpliendo un horario de forma remota, deben introducir el llamado “smart working” dentro de su ADN cultural. El “trabajo inteligente” es fundamental para evitar la obsolescencia laboral en esta era.
  1. Evitar la obsolescencia tecnológica
obsolescencia digital

En la actualidad, utilizar herramientas digitales como Excel en las firmas de abogados es una práctica ineficiente, ya que son recursos manuales, con altos márgenes de error, que no garantizan la seguridad de la información y que no permiten un trabajo colaborativo a través de internet, entre muchas otras desventajas que hacen que este tipo de programas ya se consideren obsoletos. Dicho esto, la obsolescencia tecnológica es una clara señal de que se está cerca de caer en la obsolescencia laboral, ya que un abogado es tan productivo (o improductivo) como sus herramientas le permitan ser.

Por esta razón, ahora las necesidades de las firmas de abogados demandan el uso de tecnologías más sofisticadas. Las soluciones de legaltech (ya sean básicas o avanzadas) son las herramientas propicias para combatir la obsolescencia laboral, ya que son capaces de digitalizar y automatizar tareas de gestión documental, control de expedientes, centralización y seguimiento del trabajo, comunicación entre el equipo y los clientes, entre muchas otras. De esta forma, cada abogado puede asumir sus responsabilidades de forma rápida y efectiva, evitando procesos letárgicos y errores humanos comunes. 

  1. Evitar la obsolescencia profesional
obsolescencia profesional

Así como la tecnología avanza, el abogado también debe avanzar en su materia de estudio para evitar su obsolescencia profesional. Por ejemplo, actualmente existen capacitaciones y especializaciones dedicadas a formar abogados digitales. Estos son profesionales que tienen conocimientos sólidos sobre temas de derechos digitales, ciberseguridad, contratos inteligentes, tributación digital, entre otros. Además, el abogado digital tiene la capacidad de desarrollar estrategias para la optimización tecnológica de los procesos jurídicos.

En este sentido, cuando un profesional se prepara y se forma en estas nuevas áreas, se está alejando cada vez más de su posible obsolescencia profesional. También, está ayudando al estudio a ser más versátil y rentable.

Con estas nuevas capacidades que trae consigo la era digital, el abogado puede ser mucho más productivo para la firma y para sus clientes, lo cual le ayuda a convertirse en una pieza fundamental para la organización, evitando así la obsolescencia laboral. 

En la actualidad, existen herramientas de legaltech como TimeBillingX. Esta se trata de un software de productividad que sirve, entre otras funciones, para medir la productividad de los abogados de una firma. De esta manera, el estudio puede detectar de manera oportuna indicios de obsolescencia laboral si los hubiera, para poder implementar medidas correctivas de forma temprana.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.