Abogados exitosos: las nuevas tendencias

Las habilidades que el profesional del derecho necesita para su carrera ideal son algo en lo que puede trabajar y desarrollarse con el tiempo. Como suele decirse, la práctica hace la perfección y los abogados exitosos no nacen, sino que se hacen.

¿Quién es un abogado de éxito?

Desde la perspectiva del Estado de derecho, un abogado exitoso es aquel que defiende y habla por la justicia y el buen gobierno. Un profesional que defiende y habla en contra del abuso, la tiranía, la opresión, la desigualdad y la corrupción. En el mejor de los casos, un abogado verdaderamente relevante debe dejar huellas jurisprudenciales de su experiencia en el sistema.

Desde la perspectiva empresarial, un abogado de éxito es aquel cuyos servicios son necesarios para el cliente. Hay abogados que no son conscientes del hecho de que el derecho es una profesión y también un negocio, pero su conocimiento de la ley sin conocimiento del mercado y la clientela no sirve de nada (y viceversa).

Para ser verdaderamente exitoso, un abogado debe ser relevante para el cliente y la sociedad. Aunque la clave para la supervivencia es la profesionalidad, un concepto que puede desglosarse en dos partes: excelencia y eficiencia.

¿Qué cualidades están más desarrolladas en los abogados exitosos?

1) Buenas habilidades de comunicación

Los abogados deben saber expresarse de forma clara y precisa oralmente, tener buenas habilidades de comunicación escrita y también ser buenos oyentes. Para poder argumentar de manera convincente en la sala del tribunal ante jurados y jueces, es esencial tener buenas habilidades para hablar en público. Los abogados también deben poder escribir de manera clara, persuasiva y concisa, ya que deben presentar una variedad de documentos legales. Pero no se trata solo de proyección. Para poder analizar lo que los clientes les dicen o seguir un testimonio complejo, un abogado debe tener buenas habilidades para escuchar.

2) Juicio

La capacidad de sacar conclusiones o suposiciones lógicas y razonables a partir de información limitada es esencial como abogado. También debe poder considerar estos juicios de manera crítica, de modo de que pueda anticipar áreas potenciales de debilidad en su argumento que deben fortalecerse.

Del mismo modo, debe poder detectar puntos débiles en un argumento de oposición. La decisión también es parte del juicio. Habrá muchas decisiones importantes que tomar en cuenta y poco tiempo para pensar.

3) Habilidades analíticas

Tanto el estudio como la práctica de la abogacía implican absorber grandes cantidades de información para luego transformarla en algo manejable y lógico. A veces, habrá más de una conclusión razonable o más de un precedente aplicable para resolver una situación.

Por lo tanto, un abogado debe tener las habilidades evaluativas para elegir cuál es el más adecuado.

4) Habilidades de investigación

Del mismo modo, ser capaz de investigar de forma rápida y eficaz es fundamental para comprender a los clientes, sus necesidades y preparar estrategias legales. Los abogados exitosos saben que la preparación de estrategias legales requiere absorber y comprender grandes cantidades de información y luego resumirlas en algo manejable y útil. Aquí la tecnología supone un apoyo importante.

5) Habilidades sociales

La ley no es una práctica abstracta. Al final del día los abogados trabajan con personas, en nombre de personas, y las decisiones que se toman afectan a la vida de otros. Deben ser agradables, persuasivos y capaces de entender a los demás. Esto les permite evaluar las reacciones del jurado o la honestidad de los testigos, por ejemplo. Gracias a estas capacidades, los abogados exitosos pueden decidir cuál es el mejor enfoque a seguir para lograr el resultado deseado: los clientes siguen su consejo o llegan a una negociación favorable con la oposición.

New Call-to-action

Nuevas habilidades para los abogados exitosos

Creatividad

Los mejores abogados no solo son lógicos y analíticos, sino que muestran una gran creatividad en la resolución de problemas. La mejor solución no siempre es la más obvia y, para superar a la competencia, a menudo es necesario pensar fuera de la caja. Las nuevas tendencias en legal design thinking confirman que una visión innovadora puede estar detrás de un impulso a la eficacia, un aumento en las ganancias o una mayor lealtad de cliente.

Destreza tecnológica

Hoy en día, las tecnologías son parte imprescindible del trabajo de un abogado. Las firmas legales no solo usan el correo electrónico o internet para la consulta de documentos. Ya es frecuente que tengan instalados software de gestión, programas de seguimiento automatizados e incluso soluciones que les facilitan la generación de facturas y presupuestos.

El confinamiento que el COVID-19 ha impuesto en muchos lugares confirma que el progreso de la firma de abogados puede llegar a depender de la destreza tecnológica de su equipo y de su capacidad, con base a herramientas y procedimientos, para seguir funcionando, incluso cuando hay que trabajar remotamente.

Capacidad de trabajar en equipo

Pese a que la profesión legal puede parecer solitaria, cada vez lo es menos. Las nuevas tendencias en abogacía, en especial las surgidas a raíz de la pandemia COVID-19, priman los esfuerzos multidisciplinares, la formación de alianzas y las iniciativas de cooperación.

Los abogados del futuro saben que, muchas veces, de las colaboraciones con otros profesionales, de fuera o dentro de la industria, del mismo país o de otros, sale reforzada su posición en el mercado.

Tener la visión que les permita identificar una oportunidad de colaborar y saber aprovecharla es algo que caracteriza a los abogados exitosos.

Técnicas post pandemia para firmas de abogados exitosas

Entre las técnicas post pandemia para firmas de abogados que un reciente informe de McKinsey recomienda, destacan cinco:

  1. Poner el foco en los clientes. Los abogados exitosos usan la personalización para diferenciarse.
  2. Centrarse en ofrecer valor y contenido relevante. Las estrategias de marketing para abogados deben estar al día y tratar temas de actualidad, pero dentro de un contexto. Es preferible explicar cómo se ofrecerán los servicios en tiempos de restricciones o confinamiento, que repetir datos estadísticos que ya publican otros medios.
  3. Cuidar a las personas. No solo a los clientes y accionistas, también a los empleados. Hay que potenciar la flexibilidad y la empatía y priorizar la conectividad. Es momento de permanecer unidos.
  4. Ser preciso en la presupuestación. En este momento, los abogados exitosos buscan aumentar la transparencia a la vez que se basan en un método objetivo para contabilizar sus horas facturables. Los software de facturación para firmas de abogados son un apoyo importante.
  5. Estar atentos a los cambios en el presente, sin dejar de poner la vista en el futuro. En momentos de incertidumbre hay que permanecer vigilante para actuar al primer signo de un cambio de tendencia.

La transformación digital ha sido una prioridad de C-Suite durante años, pero la industria legal apenas se ha dado cuenta y no estaba preparada, tal y como publica Forbes, esto ha cambiado por el coronavirus.

El trabajo remoto no era nada nuevo para los negocios. De hecho, el 69% de las organizaciones permitieron a los empleados trabajar de forma remota en 2019. En 2020, ha llegado la hora para las firmas de abogados y los datos lo confirman: el 97 % ha utilizado aplicaciones de videoconferencia en los últimos meses, y un 91 % ha proporcionado a su plantilla algún software específico para facilitar el trabajo a distancia (Statista).

A estos signos más visibles de la transformación digital, hay que sumar otro con gran potencial: el aprendizaje a distancia. La formación continua del equipo es un valor seguro y los abogados exitosos no quieren perderse ningún conocimiento que pueda ayudarles a avanzar hacia la excelencia. Los cursos online proporcionan contenido accesible, asequible, flexible y de calidad. La solución idónea para quienes se embarcan en un proceso que dura toda la vida, en un mundo donde la competencia y la agilidad son tan apreciadas como los títulos.

Para aquellas firmas que sobreviven a una crisis interna, el resultado del esfuerzo suele ser la transformación empresarial y a la confianza renovada de las partes interesadas, tanto internas como externas. Una vez se acepta la necesidad de encontrar un camino fundamentalmente nuevo hay que recordar la importancia de permanecer actualizado, continuar aprendiendo y fortalecer el liderazgo con perfiles cualificados.

Visión, coraje y una buena gestión del cambio son parte de la solución, la que garantiza la supervivencia a cualquier crisis y lleva a la diferenciación del negocio a través de su posicionamiento en el mercado. Porque el éxito nace de la voluntad de ser lo mejor que se puede ser y ello implica aceptar la necesidad de evolucionar y apoyarse en todos los recursos y herramientas que permitan lograrlo.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.