Tipos de incentivos para el teletrabajo

¿Los incentivos realmente funcionan en una firma de abogados? Si es así, ¿para quién? ¿Qué tipos de incentivos funcionan mejor en el sector legal? ¿Es realmente posible estructurar incentivos que beneficien al abogado individual, la firma y el cliente simultáneamente? No es sencillo hallar respuestas a todas estas preguntas, sin embargo, plantearlas es dar un paso hacia delante.

En un momento en que la industria legal se ve obligada a cambiar y se exige más que nunca de los profesionales. En una era en que el teletrabajo se considera una necesidad, más que una opción. Es prioritario dar con los tipos de incentivos que conducen a la motivación y la lealtad de los abogados, los que contribuyen a impulsar su rendimiento y compromiso con la firma, incluso cuando trabajan de forma remota y solo pisan el estudio en contadas ocasiones.

New Call-to-action

El teletrabajo era necesario

Es frecuente abordar el concepto de estrés en el sector legal. No es ningún secreto que una profesión tan gratificante, a veces, pide mucho de sus abogados. De hecho, antes de la llegada del coronavirus, muchos abogados consideraban que el estrés en la profesión legal era un problema importante.

Entonces, ¿cuál era la solución? ¿Es el trabajo flexible una panacea viable para estos desafíos? Si bien es cierto que, actualmente, no queda otra solución, hay que reconocer que ofrecer la opción de trabajar remotamente a los profesionales del estudio legal es fuente de beneficios.

Ventajas del teletrabajo para las firmas de abogados

El trabajo remoto tiene el potencial de ayudar a las firmas de abogados a brindar un mejor servicio a sus clientes al:

  • Mejorar la productividad de sus profesionales.
  • Atraer candidatos mejor calificados, debido a que es un gran beneficio laboral.
  • Facilitar una colaboración más eficiente con los miembros del equipo.
  • Reducir el dinero destinado a gastos de oficina.

Se trata de buenas oportunidades para cualquier firma, porque a pesar del gran cambio de paradigma que supone, el trabajo remoto representa una oportunidad para mejorar la calidad del servicio a los clientes. 

La elección de los distintos tipos de incentivos en la industria legal

Los incentivos toman muchas formas. En la industria legal existen muchos tipos de incentivos diferentes, como los que son intrínsecos al trabajo en sí, los que ayudan a las personas y organizaciones, los que llevan a asegurar que se consigue tener a los clientes satisfechos, o los que se ligan a desafíos profesionales.

También existen otros tipos de incentivos. Son los extrínsecos: recompensas financieras, tiempo libre o herramientas nuevas, etc. 

Los tipos de incentivos que funcionan en una firma de abogados y los que no

Partiendo de salarios justos de mercado, hay firmas que determinan un presupuesto anual y ofrecen un pago por las tarifas que excedan esa cuantía. Otras pagan un incentivo en función del dinero facturado. También las hay que lo asocian a la facturación más allá del punto de equilibrio. Aunque, la realidad es que la mayoría de las empresas, prefieren negociar un salario de mercado justo anualmente, pagado mensualmente, independientemente del rendimiento.

Curiosamente, quienes estructuran un incentivo financiero en el enfoque de remuneración de la firma parecen hacer poco para vincular el programa de compensaciones con sus objetivos estratégicos (satisfacción del cliente, lealtad del cliente, desarrollo de nuevos servicios), más allá de las tarifas facturadas y las ganancias.

A ello se suma otro problema: esperar que alguien responda positivamente a un incentivo que depende de fuerzas más allá de su control probablemente conducirá a la desilusión. La mayoría de los profesionales de los estudios de abogados parecen considerar que la cantidad de trabajo que realizan y los honorarios que recuperan están determinados, en gran parte, por la cantidad y la calidad del trabajo que los socios les delegan. 

La situación es diferente para los abogados senior no asociados con su propia práctica. Un incentivo financiero significativo puede infundir un sentido de participación en el capital de la actividad de desarrollo de sus clientes y el trabajo duro, y les conviene no sobrecargar los asuntos y deleitar a los clientes.

De manera adicional, conviene tener en cuenta que nuestra relación con el dinero está cambiando. En concreto, en lo que respecta a los empleados millennials, una de sus prioridades es, por ejemplo, tener un impacto positivo en el medio ambiente (Deloitte). Esto implica que los incentivos financieros deberán estar supeditados a factores muy diferentes a los utilizados tradicionalmente: específicamente, el desempeño financiero individual.

Tipos de incentivos: ejemplos en la industria legal

Los diferentes tipos de incentivos que puede usar una firma de abogados sirven para recompensar el desempeño, la implicación o el éxito de sus profesionales.

Si bien es importante recompensar a quienes facturan más horas o brindan otros resultados financieros específicos, también debe recompensarse otros tipos de comportamiento, en especial en tiempos de teletrabajo.

Una vez que se ha avanzado hacia un modelo de trabajo remoto, conviene considerar recompensar lo siguiente (si se alinean con los valores del estudio de abogados):

  • Personas que colaboran con los compañeros en línea.
  • Profesionales que se han adaptado al uso de nuevas herramientas digitales.
  • Individuos dispuestos a ofrecer ideas para mejorar el bufete de abogados.
  • Personas que traen a los clientes más valiosos.
  • Profesionales que resuelven con éxito los casos más desafiantes.

Hay muchas formas de medir el comportamiento que facilitan la identificación de los individuos que deberían ser recompensados ​​dentro de la firma de abogados. Las nuevas soluciones, como los software, pueden facilitar hacer un seguimiento más transparente, eliminar errores e impulsar la objetividad en este tipo de reconocimientos.

Una buena elección fomentará una cultura de empresa más saludable, algo a lo que también contribuye optar por recompensar públicamente (todos deberían saber por qué fueron recompensados ​​y cómo fueron recompensados); permitir que el personal se recompense mutuamente o que se combinen los tipos de incentivos financieros más habituales con otras recompensas no monetarias (como una formación gratuita, una reseña en el perfil de LinkedIn, tiempo libre remunerado o la donación a una organización benéfica de su elección).

Las recompensas no monetarias pueden ser igual de satisfactorias y evita el problema de que algunos empleados persigan la recompensa en lugar de simplemente atender a sus clientes lo mejor posible.

Tras el impacto del COVID-19, las firmas de abogados están demostrando que, cuando la situación lo requiere, pueden cambiar y adaptarse con relativa rapidez.

Si las firmas continúan su camino en la utilización de métricas y herramientas digitales para guiar sus decisiones, aceptar y avanzar hacia escenarios de trabajo remotos y alternativos, e integrar tecnologías modernas para respaldar sus prácticas, la industria ya no se considerará tan estancada.  

Simultáneamente, optar por combinar distintos tipos de incentivos monetarios y no monetarios podría mejorar la capacidad de atracción de talento de las firmas y la efectividad en el servicio al cliente; dos aspectos que harían que la industria legal pudiera incluso salir fortalecida de esta crisis.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.