La nueva característica del derecho: alcance global

Hoy en día, las firmas de abogados han dejado de ser empresas familiares para convertirse en grandes empresas profesionales y así poder competir a gran escala. El alcance global es una característica del derecho actual, que, igual que sucede en otras industrias, traspasa fronteras y rompe barreras.

La tecnología es su gran aliado en este viaje de transformación que reinventa, abraza el riesgo y se abre a nuevas oportunidades de negocio.

La aversión al riesgo, una característica del derecho que está cambiando

En comparación con otros servicios profesionales, el sector legal ha sido históricamente un adoptante más lento de la tecnología. Esta característica del derecho se debe, principalmente, a los profesionales, reacios al riesgo, el modelo de asociación y el modelo de horas facturables, lo que promueve un análisis lento de los precedentes y el trabajo de casos, así como un tiempo mínimo para explorar la adopción de nuevas tecnologías y aprender nuevas herramientas.

Hoy, afortunadamente, las firmas de abogados de todo el mundo se están poniendo al día con otros sectores de servicios profesionales, como la banca con aplicaciones móviles o el retail con sus estrategias omnicanal.

Sin embargo, la industria aún se enfrenta a desafíos sin precedentes que exigen una rápida atención y adaptación:

  • Las expectativas de los clientes están cambiando.
  • La variedad y cantidad de tecnología legal aumenta.
  • Los nuevos participantes están fusionando con éxito los dos para proporcionar de manera rentable una experiencia de cliente más atractiva.

De hecho, aunque existe un ecosistema de empresas emergentes de Lawtech, las firmas más pequeñas aún se plantean la implementación de la tecnología disruptiva que podría ofrecer a sus clientes una nueva forma de acceder a la ley.

New Call-to-action

Profesionalización de las firmas de abogados

Las empresas de servicios profesionales se caracterizan por ser altamente dependientes de los empleados que atraen y de su talento. Estos empleados contribuyen con competencias, experiencias, relaciones, juicio profesional y redes a sus clientes, y siguen las normas profesionales mientras consideran las necesidades e intereses específicos de sus clientes. Lo mismo sucede en la firma de abogados actual, más profesionalizada que nunca.

Los empleados de las empresas de servicios profesionales generalmente prefieren la autonomía en su trabajo y generalmente no les gusta el control, la estandarización y los procesos organizacionales formales. El entregable básico en este tipo de organizaciones se ha caracterizado hasta ahora por ofrecer servicios a medida, con base a un conocimiento profesionalizado y una relación de confianza con los clientes. Esta bilateralidad es una característica del derecho que se manifiesta en cada interacción. Aunque, hasta ahora, los encuentros eran del todo personalizados, les faltaba eficacia. Por suerte, la tecnología puede solucionarlo.

La tecnología: catalizador de la transformación en el sector legal

Las TIC se han convertido cada vez más en una parte integral del trabajo que realizan las empresas de servicios profesionales durante las últimas décadas. Hoy, las tareas que antes realizaban los seres humanos se están informatizando.

Es difícil imaginar a un abogado trabajando sin acceso a información importante en Internet, o realizando análisis o presentaciones sin usar el computador, el smartphone o la tablet. Los documentos se comparten en servidores y la comunicación con colegas y clientes se realiza por correo electrónico, Skype y redes sociales. La facturación es automática y el seguimiento de casos se realiza con el apoyo de un software.

Además de utilizar la tecnología como soporte en el trabajo diario, la tecnología digital también puede afectar la forma en que las firmas de abogados, hoy profesionalizadas, ganan dinero, organizan su trabajo y colaboran internamente y con sus clientes.

Las posibilidades de estandarizar los servicios pueden conducir a la innovación de nuevos modelos de creación de valor y nuevos tipos de organización. Medido en términos monetarios, la creación de valor no se limita solo al cliente. También se crea valor para los empleados actuales, empleados potenciales, clientes potenciales, inversores y propietarios. Por lo tanto, se puede pensar en la creación de valor como el objetivo de crear valor percibido entre las partes interesadas de la firma de abogados y, al hacerlo, usar los recursos disponibles de la manera más eficiente y a un nivel competitivo en costes.

La creación de valor en la firma profesionalizada está vinculada a servicios a medida y resolución de problemas basados ​​en la experiencia.

Afortunadamente, convertirse en una firma más digital o virtual no implica necesariamente inversiones significativas. Hace solo una década, solo las grandes empresas podían permitirse inversiones en herramientas TIC avanzadas. Actualmente, somos testigos de que la digitalización brinda oportunidades a las firmas pequeñas y medianas, ya que gran parte de la tecnología aplicada son soluciones económicas y estandarizadas.

En la actualidad, el éxito de algunas firmas parece derivarse más de su modelo de negocio y su voluntad de aplicar herramientas tecnológicas que de las herramientas mismas. La computación en la nube, la automatización y la inteligencia artificial son tecnologías claves. Y, además de considerarse fuente de eficacia; también pueden convertirse en requisito con el tiempo.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.