11 claves para defender en un juicio a un acusado

¿Te gustaría ser abogado penalista? ¿Quieres defender en un juicio a grandes clientes? ¿Tu sueño es ser un letrado reconocido a nivel profesional y social?

En este artículo te voy a dar 11 claves que tienes que tener en cuenta si quieres ejercer esta gran profesión. Son 5 cualidades y 6 puntos estratégicos que deberás tener en cuenta si lo que deseas es ser ese profesional de reconocido prestigio.

¿Qué 5 cualidades debes desarrollar para defender en un juicio penal a tu cliente?

Empecemos descubriendo cuáles son las cualidades esenciales que todo buen abogado debe tener para defender en un juicio a su cliente. Podríamos decir que son válidas para cualquier ámbito jurídico, pero la orientaremos al penal. 

Veamos las condiciones que tienes que mejorar si lo que quieres es defender bien a un acusado en un juicio penal.

Facilidad de comunicación

Saber comunicarse es fundamental y necesario si pretendes ser un buen abogado defensor. No vale solo con tener profundos conocimientos del ámbito penal y de los códigos de leyes a aplicar sino también debes conocer cómo exponerlos.

Para ello debes leer de forma rápida y comprensiva. Tienes que ser eficiente. Sin lectura no hay conocimientos y sin conocimientos perderás el caso puesto que no podrás comunicar tus conocimientos.

Cualquier letrado bien preparado puede aprender a hablar de forma fluida con la experiencia de los años. Pero, sin tener los conocimientos necesarios, de poco le va a servir. Aquel abogado que no tenga estas dos cualidades no podrá defender en un juicio a su cliente con la profesionalidad que se requiere en el ámbito penal.

Tienes que sociabilizar con facilidad

Otro componente primordial para ejercer como abogado y defender con garantías a tu cliente es el de ser sociable y empático.

Puedes ser todo lo profesional y fiable que quieras, pero en el ámbito penal es necesario ser extrovertido y comunicativo. Ante un Tribunal o un Jurado tendrás muchas más opciones de ganar.

Además, en el ámbito penal seguro que tendrás clientes complicados, que requieran un trato particular. Para tratar con este tipo de clientes se hace más que necesario ser  conciliador.

New Call-to-action

El orden y la disciplina es fundamental

Un abogado debe estar continuamente atento a los plazos, prescripciones y caducidades que puedan darse. Sobre todo a los primeros una vez que se abra el proceso penal.

Además, en el ámbito penal cuenta mucho la investigación que, en algunos casos, lleva a cabo el mismo abogado y su equipo.

Por ello es muy importante ser ordenado y muy disciplinado. Planificar correctamente las acciones a realizar te permitirá ejecutar muchas más acciones en menos tiempo. Incluso podrás adelantarte a las posibles consecuencias de acciones que ejerciten las otras partes del proceso.

Capacidad de improvisación

Los juicios penales, en casi todo el mundo, son eminentemente orales. Por tanto, no siempre irán las cosas según lo previsto. Es esencial tener gran capacidad de improvisación para buscar alternativas cuando algo no va según lo planificado.

Debes tener en cuenta que siempre habrá una fase de instrucción anterior al juicio y que las declaraciones en el juicio oral pueden cambiar. No des las cosas por hechas ni por dichas. Si tienes que improvisar, tienes que estar preparado.

Escucha con atención

Vital. No hay palabras para definir lo trascendental que es escuchar. Escuchando con atención conseguirás saber las necesidades reales de tu cliente, de la Fiscalía e incluso de las demás partes. Podrás adelantarte a sus pretensiones y defender mucho mejor a tu cliente.

En ocasiones, te enfrentarás a causas que no hayas visto antes. Escucha con atención todas las declaraciones previas, las preguntas que hace el el Juez, el Fiscal o las acusaciones. De todo ello puedes sacar suficiente información para saber en que debes concentrar tus esfuerzos.

Además, gracias a internet y a las nuevas tecnologías, ahora puedes buscar toda la información jurídica que necesites con gran celeridad. 

¿Cuáles son los 6 puntos claves para defender en un juicio a un acusado?

No permitas que tu cliente declare en comisaría y, en muchos casos, en sede judicial

El derecho que tiene el investigado a guardar silencio puede ser tu mejor aliado en casi todos los casos. Puedes usarlo incluso cuando creas que tu cliente es inocente de forma clara. Es muy aconsejable hacer uso de este derecho durante la detención en comisaría.

Una persona que lleva, mínimo 24 horas sin dormir, metido en un calabozo, ¿crees que está en condiciones de declarar? Es más, ¿confías en que tendrás información suficiente para defenderle durante su declaración?, ¿vas a poder configurar una estrategia en minutos?

Supongo que las respuestas a estas preguntas son un rotundo NO. Por tanto, intenta que tu cliente no declare en comisaría. En sede judicial también deberías utilizarlo.

Como excepción puedes hacer declarar a tu cliente si se va a celebrar una comparecencia para dirimir si queda en libertad o se adopta la medida cautelar de prisión provisional. Pero igualmente utiliza el derecho a que sólo conteste a tus preguntas.

Otro momento en el que deberíamos dejar declarar a nuestro cliente es cuando tenemos testigos favorables. En este caso sí será buena idea que declare, si no ¿para qué queremos al testigo?

Utiliza la declaración voluntaria

Aquí es el momento de clarificar los hechos. Utiliza la facultad que suelen otorgar las leyes para ofrecer una declaración voluntaria de tu defendido. Sobre todo cuando no ha declarado durante la detención, ni en comisaría ni en sede judicial.

De esta manera tu defendido pasará a prestar declaración y ofrecer su versión de los hechos, pero una vez que avance la investigación. Así conocerás el contenido de las posibles pruebas en contra de tu cliente y podrás defender en un juicio al acusado de manera más efectiva.

Otra opción, si vemos que no es posible hacer una buena defensa durante la instrucción, es mantener sin declarar a tu cliente hasta el juicio oral. De esta manera ocultarás tu estrategia en el juicio oral. 

Limita tus actuaciones a solicitar diligencias necesarias para la defensa de tu cliente, sobre todo las que no puedas practicar durante la vista oral.

No uses el derecho del acusado a la última palabra

En España y en la mayoría de países el acusado tiene derecho a decir la última palabra al finalizar el juicio oral. Este derecho, más que un derecho puede ser una mala idea. 

No diré que no lo utilices nunca, pero si tratas de defender en un juicio a un acusado, mejor que no hable más que cuando le toque declarar. 

Hay un elevado riesgo de que el acusado, ejerciendo este derecho de última palabra, reconozca de manera tácita lo que no se ha podido probar durante el juicio oral.

Crea un ambiente positivo (amabilidad y cordialidad)

Siempre tienes que ser positivo. Tienes que lograr crear un ambiente positivo. Un escenario negativo solo perjudicará más a tu defendido. 

Las personas tomamos decisiones más empáticas hacia quienes son positivas. Repelemos a la gente negativa. Nunca hagas valoraciones o preguntas en sentido negativo. El Juez, Tribunal o Jurado no se sentirá cómodo. 

Pero, sobre todo, cuando realices un interrogatorio, el ser positivo e inspirar confianza es fundamental. Si no consigues que el testigo se sienta seguro, no contestará a tus preguntas de una manera abierta y fiable.

Cuidado en los interrogatorios, sobre todo con los peritos

Cuando realices los interrogatorios, tanto en la instrucción como en el juicio, llévalos preparados. Nunca formules preguntas de las que desconozcas su respuesta.

Cuando ejerces la defensa en un juicio no te la puedes jugar. Tienes que ser prudente. Recuerda que tú no tienes que demostrar que tu cliente es inocente, es el Fiscal y la acusación quien debe demostrar que tu defendido es culpable.

Es mucho mejor dejar preguntas en el aire que arriesgar la defensa por ser demasiado inquisitivo. Una vez que te anotes el tanto, no sigas.

Por tanto, ten presente que puedes obtener del interrogatorio del testigo y no vayas más lejos. No realices contrainterrogatorios. Solo te pueden llevar a dar opciones a la acusación.

Mucho cuidado a la hora de interrogar a los peritos. Al fin y al cabo son testigos, pero no debes olvidar nunca que están ahí para ratificar sus informes o explicar cuestiones técnicas que afectan al caso concreto. 

Si pretendes saber más que ellos solo te llevarás disgustos. Entrar en discusiones con un perito te conducirá a que puedan dar mejores explicaciones sobre hechos concretos que no ayudarán a tu cliente. Además, si no eres experto en esa temática pericial, no podrás contraargumentar. Solo perjudicarás a tu defendido.

Basta con que les realices preguntas sobre datos concretos o matizaciones sobre alguno de estos datos contenidos en sus informes. Intenta hacer preguntas que beneficien tus argumentos de defensa.

Lo bueno, si es breve, dos veces bueno

Por último, y aunque no se suela tener en cuenta, es obvio y debes valorarlo bien. Sé concreto, lo bueno, si es breve, dos veces bueno. 

Ten en cuenta que las conclusiones las realizarás al terminar un juicio oral. Muchas veces los juicios se alargan durante varios días, ¿de verdad crees que alguien te va a estar escuchando más de 5 o 10 minutos?

Ve al grano y limita los datos que ofrezcas al Juez, Tribunal o Jurado a aquello que te pueda dar la razón. Pero sobre todo convence. Utiliza tu capacidad de comunicación y apela a las emociones de quienes deban tomar la decisión.

Recapitulemos

No es fácil ser un buen abogado penalista. Además de conocer bien la parte procesal debes entrenar ciertas características que serán claves a la hora de realizar una buena defensa.

Así, son esenciales ciertas cualidades como la comunicación, empatía, el orden, escuchar con atención y la improvisación.

Pero también es vital que decidas bien cuándo debe declarar tu cliente, si sería bueno que usara el derecho a la última palabra, como crear un ambiente que beneficie a tu defendido, conocer cómo hacer interrogatorios efectivos y, sobre todo, saber sintetizar.

Estos consejos harán de ti un gran abogado penalista. Practica y mejora día a día. Nadie nace sabiendo, pero el entrenamiento hace realidad los sueños de muchos.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.