Metaverso: ¿Qué significa para el sector legal?

|

El mundo se está transformando. Esto es un hecho. Y con estos cambios, las empresas alrededor del mundo van mutando, adaptándose a las necesidades del nuevo consumidor que va surgiendo con estos cambios.

En ese sentido, el Metaverso de Mark Zuckeberg y compañía ha dado un vuelco sin precedentes del que ningún negocio, por muy chico que sea, deseará quedarse fuera. Sin embargo, sus implicaciones y alcances específicos para quienes deseen participar aún son desconocidas.

En el sector legal son variadas las consideraciones que pueden encontrarse a la hora de definir cómo será su influencia. Entre ellas la propiedad intelectual, el entorno Blokchain o la protección de datos y privacidad.

ABC de Meta

Pero, antes de continuar, ¿sabes qué es este Metaverso del que nos referimos? Desde Meta, nombre oficial de la compañía, definen el metaverso “como la próxima evolución de la conexión social”. Para ellos, esta nueva ventana permitirá la exploración hacia otras y más novedosas vías de interacción digital entre personas y empresas.

Tanto es así, que en su sitio web exponen la posibilidad de acercamientos 3D donde podríamos “aprender, colaborar y jugar de maneras que van más allá de lo que podemos imaginar”. Esto ya está visualizado y presentado en su portal a través de lo que denominan realidad virtual o realidad aumentada.

“El metaverso será un proyecto colectivo que va más allá de una sola empresa. Será creado por personas de todo el mundo y abierto a todo el mundo”, dicen. Y dentro de esta expresión cabe decir que ya su realidad está creada bajo la relación social virtual que ejercemos actualmente, porque Meta reúne las redes sociales más populares: Facebook, Instagram y Whatsapp.

Metaverso y el mundo legal

Ahora, dentro de este marco de ideas e innovaciones, existen otros entes más relevantes que atañen justamente a la creación propia dentro de este universo (que puede reclamar o no derecho de autor) o la compra de dominios por parte de personalidades o empresas. En otras palabras, surgen tres grandes interrogantes:

  • Propiedad intelectual: El metaverso podría experimentar creaciones internas virtuales, realizadas por el usuario o por alguna inteligencia artificial integrada. En ese caso, si tales creaciones se consideran netamente de la IA y no creaciones humanas, es posible que no se les permita ciertos tipos de protección de propiedad intelectual. Entonces, ¿a quién pertenece?, ¿tiene derechos de autor?, ¿qué estrategias pueden implementar los creadores de contenido para proteger sus marcas dentro del mundo virtual? Son preguntas a responder.
  • NFT: Los NFT son activos digitales, que también reciben el nombre de “tokens no fungibles” y se han convertido en el principal registro del mundo del arte digital o los coleccionables. Principalmente, porque su tecnología permite comprar una obra de arte digital única.

En este caso, Marlen Estévez, socia y directora del Departamento de Litigación, Mediación & Arbitraje de RocaJunyent, explica que si bien, actualmente se están utilizando de forma mayoritaria para comprar arte digital, también se han tokenizado casas, oficinas, terrenos e incluso ropa de diseñadores.

Y continúa: Todo es susceptible de ser “tokenizado”: desde una columna de un periódico hasta un tuit. Es el caso del fundador de Twitter, Jack Dorsey, que lanzó a subasta un token no fungible de su primera publicación en la red social obteniendo una recaudación de 2,9 millones de dólares.

De esto, Estévez analiza y cuestiona su aplicación. Para la letrada, si las personas viven en el mundo del metaverso en el futuro, adquieren obras de arte de NFT, compran o venden bienes y servicios, también tendrán disputas con otros en el meta universo, y si estas no se resuelven y necesitan litigar (porque lo necesitarán), ¿cómo se realizará? ¿existirán también cortes virtuales?

metaverso sector legal
  • Protección de datos y privacidad: En este espacio, se generan mayores inquietudes, porque, a medida que pasan cada vez más horas de experiencia en el metaverso, ¿quién es el propietario de los datos resultantes?, ¿quién protege tu identidad?, ¿qué sucede si le roban su información o identidad?, ¿quién es responsable?

Y por último, uniendo todas las ideas, surge otra interrogante: ¿existirán identidades fragmentadas de los usuarios?, ¿se entenderá que el individuo dentro del metaverso es el mismo que lo creó en el mundo real?

Desde luego, no parece evidente que algo o alguien exista solo en el ámbito analógico o solo en el digital, pero corresponderá a las leyes delimitarlo.

Marlen Estévez cierra estas ideas con fascinación y asegura que será interesante ver qué cambios deberán realizarse en la práctica, “ya sea en el metaverso para adaptarse a las leyes de privacidad existentes o en las leyes de privacidad existentes para adaptarse al metaverso”.

¿Habrá alguna forma de brindar seguridad jurídica a empresas que hacen negocios en el metaverso? ¿Qué medidas deben tomarse para proteger a los consumidores? ¿Qué sucederá con conceptos como el de propiedad / posesión? ¿Podrían los NFT ofrecer una solución?

New Call-to-action

Metaverso: ¿Es posible una solución legal?

Sí. Es muy probable que todo este escenario propuesto por Meta y compañía genere más dudas que certezas. Sin embargo, la World Compliance Association responde -a grandes rasgos- sobre estos cuestionamientos.

Desde su perspectiva, todos los campos de aplicación del derecho en el metaverso se deben organizar en su ámbito regulatorio, porque cada estructura que compone este universo digital está implicada en distintos campos de actuación.

“A partir de ahí el legislador debe regular primero el pilar de datos involucrados en ese campo y por otro lado el campo en sí teniendo en cuenta las repercusiones posibles en los distintos campos”, explican.

De la misma forma, la organización aclara que se debe tener en cuenta que los marcos regulatorios de los diferentes campos legales que podemos encontrar en el metaverso tienen su equivalencia en la realidad natural y se influyen entre sí.

“Por ello y para abordar el problema de forma óptima y con eficiencia jurídica se debe elaborar una norma que abarque ambos lugares, Metaverso y Realidad Natural en lo que debe conocerse a partir de ahora como un tipo de ‘legislación binaria’”.

De acuerdo con su explicación, la “legislación binaria” no es más que aquella con la finalidad de establecer un marco regulatorio común, que se encuadra en un mismo ámbito de aplicación pero vinculado a dos realidades distintas con repercusiones recíprocas.

Esto último, teniendo en cuenta que el espíruto de la norma no es otro que compartir una misma naturaleza jurídica referida a una misma materia a legislar, para conseguir una univocidad normativa en ambas esferas jurídicas situadas en diferentes realidades.

¿Es necesario crear un despacho en el metaverso?

El entorno digital del abogado se ha ido ajustando, desde la llegada del internet. Incluso, con las redes sociales y la pandemia de tiempos recientes, la perspectiva de una figura digital continúa cobrando fuerza para los letrados. Sin embargo, aún hoy en día, se plantean incertidumbres sobre la necesidad de estar presente o no.

Visto esto, ¿será necesaria una figura dentro de este desconocido metaverso? Para el fundador de Legaltechies, Jorge Morell, ahora mismo abrir una oficina en el metaverso “es principalmente una acción de comunicación y marketing”.

Además, considera que puede ser un nuevo potencial canal de contacto, especialmente si el despacho tiene áreas de trabajo muy ligadas al metaverso (criptoactivos, videojuegos, moda o realidad virtual/aumentada, entre otras).

Una idea que respalda Fernando J. Biurrun, consultor de Social Media y fundador de Lawandtrends.com. Biurrun ratifica que un despacho tal vez no tenga que estar solo como observador, puede ser un lugar de encuentro con los clientes, “si realmente el Metaverso sustituye a muchas de las actuales herramientas de comunicación”, tal como se espera.

Pero, “más allá del aspecto publicitario y mayor visibilidad en entornos que la firma pueda trabajar por su especialización, hoy en día no hay necesidad de abrir oficina en el metaverso”, dice Morell.

metaverso propiedad intelectual

Aunque aclara que, si el despacho tiene interés en las áreas del Derecho que afectan o afectarán al metaverso, “definitivamente sí puede ser interesante hacerlo, pero principalmente a afectos de conocer de primera mano el entorno sobre el que uno va a asesorar”.

Eso sí, distintos medios, como “Contrackbook”, consideran que los representantes legales y escritorios jurídicos en general necesitan soluciones reales para resolver problemas reales. Su idea es que, con el metaverso, tenemos la oportunidad de repensar los servicios legales desde abajo.

“Esta es una hoja en blanco. Puedes hacer casi cualquier cosa. Así que no diseñes sofás Chesterfield, lámparas de banquero y mesas de caoba lacada. Era alienante y anticuado en el primer verso, y seguirá siéndolo en el siguiente”, zanjó el medio.

Empresas legales en el Metaverso

Aún ante la incertidumbre, representantes del metaverso y el sector legal ya han dado el salto directo y han creado sus figuras en este universo digital. Estos son algunos de ellos:

  • Falcon Rappaport & Berkman PLLC: Esta firma neoyorquina anunció en agosto el lanzamiento de su sede digital en la plataforma descentralizada de realidad virtual. Esto los convirtió en el primer bufete de abogados en establecer una ubicación oficial en el metaverso y su oficina virtual ahora está abierta al público. En este caso, FRB ofrece servicios legales dentro del metaverso, para simplificar varios asuntos de tecnología emergente, incluidos asuntos de criptomonedas, DeFi y NFT.
  • Vicox Legal: La firma pionera en servicios relacionados con tecnología blockchain y criptoactivos adquirió sus oficinas en el metaverso, durante el pasado septiembre. En este caso, fue una de las primeras firmas en el mundo con presencia en este espacio virtual y la primera en Iberoamérica. La parcela adquirida por Vicox Legal ya cuenta con un edificio donde atender a posibles clientes o miembros de la comunidad interesados en aspectos legales y regulatorios. Asimismo, incluye varias oficinas y una galería a la venta de NFTs.
  • Grungo Colarulo: La firma Grungo Colarulo LLC, con sede en Nueva Jersey, abrió en diciembre una oficina en el metaverso, convirtiéndose en lo que cree que es la primera firma de lesiones personales en establecer un espacio en este universo. Richard Grungo Jr., socio fundador de la firma ratificó que tradicionalmente, los bufetes de abogados tardan en adoptar estas nuevas oportunidades, “pero cuanto antes llegue (a espacios como estos), más oportunidades habrá para refinar la comunicación y ayudar a otros”.

Las implicaciones del metaverso y el sector legal son enormes y abarcan todas las ramas del derecho. Aún es temprano, pero en caso de que el metaverso llegue a consolidarse, legisladores y abogados deberán entender bien su funcionamiento, para resolver los conflictos que se produzcan en el, o regular las relaciones que nazcan y se desarrollen ahí.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.