Smart contracts: definición, usos, ventajas y limitaciones

Los contratos inteligentes no solo son más seguros que las formas convencionales de autenticación de documentos, sino que también permiten que todo el proceso se automatice casi por completo. Smart contracts es la nueva tendencia legal que exige a las firmas de abogados la capacitación de su equipo para poder explotar el potencial de esta tecnología que, de otro modo se plantea como competencia.

De hecho, el florecimiento de los contratos inteligentes ofrece nuevas oportunidades para la profesión legal. En lugar de reemplazar los contratos escritos, ahora es común que los contratos inteligentes operen en conjunto con ellos.

Su complementariedad no debería sorprender ya que la definición original de un contrato inteligente presupone que existen términos contractuales existentes para que el código se ejecute. Este modelo híbrido permite a las partes contratantes beneficiarse de la seguridad jurídica de los contratos escritos y la eficiencia de los contratos inteligentes.

Para satisfacer esta demanda, los abogados deberán comprender y abordar los riesgos peculiares asociados con los contratos inteligentes y la tecnología blockchain.

¿Qué son los smart contracts?

Un contrato inteligente es un pequeño script de software que describe la relación de los usuarios. Es similar a los contratos legales habituales que estamos acostumbrados a ver, solo que con algunas diferencias.

El algoritmo de contrato inteligente se almacena en la cadena de bloques e inicia acciones bajo ciertas condiciones (“si… entonces…”), estableciendo que, por cada acción de uno de los usuarios, se condiciona una consecuencia que afecta al otro. Por ejemplo, si un usuario invierte una cantidad cierta en el sistema, entonces él mismo u otros, reciben un monto acordado.

El principal beneficio de los contratos inteligentes es la ausencia de intermediarios, ya que todo se controla mediante un programa predefinido. Pero, a pesar de esta ventaja, cuando el factor humano desaparece, surgen ciertos inconvenientes.

New Call-to-action

¿Cuáles son los casos de uso de los smart contracts?

Los contratos inteligentes usan la tecnología blockchain para facilitar el intercambio de dinero, propiedad, información o lo que sea que los sujetos que recurren a él consideren apropiado para iniciar la transacción.

Entre los casos de uso de los Smart contracts destacan los siguientes ejemplos:

  • Servicios legales: un ejemplo son las ofertas iniciales de monedas (“ICO”), donde las empresas ofrecen tokens digitales para la venta al público. Un contrato inteligente facilita la recolección de monedas virtuales y la distribución del token digital de la compañía, con un acuerdo escrito que establece los riesgos que asumen los compradores y los derechos que tienen contra el vendedor.  Otro sería la integración de los smart contracts en la rutina del abogado. Los contratos inteligentes también pueden cambiar la forma en que los profesionales del sector legal trabajan dentro de la firma y con los clientes. Esto es posible gracias al desarrollo de productos y servicios específicos que permiten a los abogados integrar contratos inteligentes en su trabajo sin preocuparse por los aspectos técnicos.
  • Servicios financieros: compensaciones, reclamo de seguro, cálculo y transferencia de micro-préstamos son los usos más habituales de esta tecnología.
  • Sector salud: investigación médica, habilitación de acceso al registro de salud, seguimiento de la salud de los pacientes a través de los diversos dispositivos de IoT (Internet of Things) que usan y generación automática de recompensas cuando alcanzan un hito.
  • Sector público: los datos públicos se pueden almacenar en blockchain y, con la ayuda de los smart contracts, la información se puede enviar a las partes que los soliciten, manteniendo al propietario de los datos al tanto.
  • Industria: pagos en la cadena de suministro, certificación de procedencia de un producto o habilitación de la transferencia de pagos automáticamente para diferentes usos de persona a persona, como seguros, préstamos y créditos, entre otros.

Pros y contras de los smart contracts

Las principales ventajas de los contratos inteligentes tienen que ver con la seguridad (los datos en el registro descentralizado no se pueden perder ni atacar cibernéticamente) y la agilidad (no se requieren intermediarios). Así, estos contratos electrónicos destacan por:

  • Independencia.
  • Automatización.
  • Ahorro de tiempo.
  • Precisión y ausencia de errores.

Como cualquier otra tecnología, los contratos inteligentes tienen también algunas desventajas:

  • Falta de confianza por parte de los consumidores. Al tratarse de una tecnología nueva que aún no entienden.
  • Dificultad para hacer correcciones. Si se cambia de opinión, es complicado cambiar lo establecido. Así, si por ejemplo se ha establecido un precio o unas condiciones relativas al alquiler de un inmueble, podría resultar complejo introducir modificaciones, a riesgo de importar errores al sistema y hacerlo menos seguro.
  • Fallos en el código. Pese a que es un sistema a prueba de fallos humanos, esto se entiende que es, una vez que está escrito el código. Pero si el error es cometido por parte de los programadores, afectaría a todo el sistema, poniéndolo en peligro.

El futuro de las firmas de abogados está ligado al de los smart contracts ya que, aunque sí que la ausencia de intermediarios es una de las ventajas de esta tecnología, ello no implica que las partes no quieran encontrar la mejor forma de proteger sus derechos. Los abogados comienzan a desempeñar un papel diferente y crece la demanda de profesionales con experiencia en TI, ya que los programadores de smart contracts necesitarán dirigirles sus consultas para hacer nuevos tipos de contratos. Además, poco a poco, esta tecnología se integrará como un modelo híbrido en la oferta habitual de las firmas legales.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.