Mecanismos para resolver conflictos, imprescindibles para el abogado

Debido a su trabajo, el abogado está acostumbrado a enfrentarse a diario al conflicto. Pero un buen profesional sabe que no siempre es necesario que los problemas se resuelvan en un juzgado, con un poco de mediación y negociación el letrado puede ayudar a su cliente y conseguir que el asunto quede solucionado sin necesidad de ir a juicio. Por eso, un buen abogado debe estar instruido en mecanismos para resolver conflictos.

El abogado como negociador

Estamos acostumbrados a ver al jurista como un especialista en Derecho que resuelve los problemas de sus clientes con ayuda de la ley en los tribunales. Pero lo cierto es que es mucho mejor para todos que los conflictos se resuelvan de forma amistosa.

New Call-to-action

Es por ello que en los últimos años se ha puesto en valor la habilidad negociadora del abogado. Los nuevos modelos de firmas de abogados intentan siempre la mediación y la negociación como paso previo a la demanda, siendo el recurso a los tribunales de justicia la última medida a tomar.

Últimamente se han impulsado los sistemas públicos de mediación para resolver controversias, pero más allá de ellos es en las firmas de abogados en las que se producen las negociaciones. Muchas veces los afectados están tan inmersos en su problema que no son capaces de hallar soluciones, pero cuando dejan la labor de negociación en manos de letrados expertos es posible que puedan llegar a un acuerdo.

Una buena muestra de que las personas están más dispuestas a alcanzar un acuerdo que a iniciar un proceso judicial es que en España el Colegio de Abogados de Huelva puso en marcha en 2012 un sistema de mediación que logró en solo un año que un 75% de los casos expuestos ante el organismo de mediación fueran resueltos mediante acuerdo.

Además, no debemos perder de vista que existen procesos en los que la negociación es incluso mejor que la resolución judicial del conflicto. Un ejemplo típico son los casos de divorcio, en los que la labor de un buen abogado pasa por ser capaz de negociar y conseguir un acuerdo que sea equitativo para ambas partes y proteja a los hijos menores en caso de haberlos. 

En este tipo de situaciones, resolver el problema a través de un acuerdo permite obtener una solución más rápida y que los daños que se derivan de una situación tan dura como lo es una ruptura matrimonial sean los menores posibles.

¿Qué habilidades de negociación necesita un abogado?

El abogado necesita negociar con su cliente, con el letrado de la parte contraria, e incluso con el árbitro si se opta por acudir a un sistema de mediación pública. Esto implica que debe tener bien desarrolladas habilidades que le ayuden a encontrar la solución más ajustada posible a los intereses de su representado.

Para afrontar con éxito los mecanismos de resolución de conflictos el abogado debe:

  • Tener claros los objetivos de su cliente.
  • Desarrollar una estrategia acorde a esos objetivos y tener un cierto margen de flexibilidad para negociar.
  • Estar bien formado y familiarizado con el caso a tratar.
  • Ser capaz de transmitir bien todas sus ideas, debe ser un buen comunicador.
  • Prestar mucha atención a las comunicaciones del resto de partes en la negociación.
  • Transmitir seguridad, confianza y empatía hacia todas las partes involucradas.
  • Ser capaz de anticiparse a posibles conflictos que puedan surgir a raíz de la negociación para tomar medidas preventivas.
  • Ser creativo a la hora de plantear propuestas.

Todo esto lo podemos resumir en:

  • Confianza y preparación.
  • Buena capacidad de comunicación verbal.
  • Control emocional.
  • Saber escuchar.
  • Habilidades interpersonales.

Para el abogado intervenir en una negociación entre su cliente y la parte contraria puede ser incluso más complejo que actuar ante los tribunales. Esto se debe a que el jurista está especialmente formado en leyes y sabe cómo debe actuar en cada momento dentro del proceso judicial, pero la negociación es algo en lo que no se incide tanto durante la formación universitaria.

Esto está haciendo que muchos abogados se formen por su cuenta en habilidades negociadoras e incluso que las firmas ofrezcan esta formación a sus empleados. Se busca así dar un servicio mucho más completo a los clientes y ofrecerles alternativas diferentes para solucionar sus conflictos sin tener que acudir necesariamente a los tribunales.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.