KPI de gestión para firmas de abogados

En el mundo de los negocios de hoy, donde el análisis juega un papel clave en la gestión del desempeño y la distribución estratégica de los recursos, los KPI de gestión son una necesidad. KPI son las siglas que se utilizan para hablar de Key Performance Indicators, mucho más que una tendencia en el sector legal.

De hecho, muchas firmas de abogados ya han empezado a definir sus indicadores, haciendo una cuidadosa consideración del objetivo final deseado, las actividades o métricas que más fácilmente se pueden monitorizar y el enfoque de análisis de datos posterior que permitirá lograr mejoras en el rendimiento.

Ejemplos de KPI de gestión en el sector legal

Coste y rentabilidad

Atrás quedaron los días de las facturas de firmas de abogados acompañadas únicamente por la explicación críptica “Por los servicios prestados”. La disponibilidad de sofisticados software de facturación hace que sea más fácil que nunca recopilar y evaluar informes detallados, adaptados a las necesidades de cada cliente.

De ese tipo de herramientas se puede extraer información para nutrir a los KPI de gestión, como:

New Call-to-action

Proceso, eficiencia y productividad del proceso

Es complicado lograr que el rendimiento cumpla constantemente las expectativas en términos de personal, trabajo de casos y uso del tiempo. Aunque siempre se puede mejorar, por ejemplo, con un software adecuado, como el TimeBillingX, que posee un módulo de reportería que permite conocer los datos que los KPI de gestión proporcionan en este área, como:

  • Porcentaje de casos resueltos exitosamente por casos totales en los que se ha trabajado.
  • Asuntos por abogado y / o por asistente legal.
  • Dotación de personal de paralegales a abogados.
  • Tiempo dedicado a asuntos puramente legales por tiempo invertido en tareas administrativas.
  • Número de contratistas del bufete de abogados frente al personal permanente.
  • Tiempo para el procesamiento y pago de facturas.
  • Cumplimiento de plazos.

Tiempo de ciclo

La puntualidad en la prestación de servicios siempre es importante. Por eso, detectar cambios en el rendimiento frente a esta métrica, especialmente las tendencias más notables en un área en particular, puede permitir que se investigue un problema para determinar la causa raíz. Con este objetivo en mente, se podrían monitorizar KPI de gestión como:

  • Tiempo que es necesario invertir en preparar cada caso.
  • Tiempo de juicio.
  • Tiempo por asuntos no procesales.
  • Tiempo de respuesta para correos electrónicos u otras solicitudes.

Satisfacción del cliente

En este caso, además de extraer la información de los KPI de gestión se pueden obtener datos complementarios de encuestas realizadas a las partes interesadas. Así, para averiguar la satisfacción del cliente habría que recopilar información acerca de:

  • Nivel de satisfacción del cliente con el resultado, el tiempo dedicado o el servicio prestado.
  • Número de quejas recibidas.
  • Objeto de las quejas (para revelar tendencias).

Determinar las áreas más críticas, cómo monitorearlas y medirlas, y fijar los niveles de rendimiento esperados son la base del proceso. Estas decisiones deben tomarse en concierto con el liderazgo y otros departamentos para garantizar que se alineen con la visión estratégica general de la empresa.

Establecer y medir KPI de gestión, por supuesto, es solo la mitad del proceso; aún más importante es evaluar los datos y determinar qué medidas, si es que hay alguna, deben tomarse para mejorar una situación actual.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.