Calculadora de honorarios: qué tener en cuenta

Cada cliente es único y merece una atención especial. Tenerlo claro es un paso importante para diferenciar una firma de abogados del resto. Y esta personalización también ha de tenerse en cuenta a la hora de usar la calculadora de honorarios.

¿Qué es una calculadora de honorarios?

Una calculadora de honorarios es una herramienta que facilita a los abogados la creación de facturas precisas y libres de errores. Este instrumento simplifica el cálculo de las tarifas que se cobrarán al cliente, impulsando la transparencia del proceso y eliminando los fallos humanos a los que el profesional queda expuesto si opta por otros métodos.

New Call-to-action

Es habitual que existan diferentes métodos de cálculo para los honorarios legales. Independientemente del método, siempre conviene presentar este tema al comienzo de la relación con el cliente ya que, de este modo, es más fácil encontrar la solución que mejor se adapta a las expectativas de ambas partes.

Ejmplos de calculadora de honorarios

Internet es el lugar donde encontrar la calculadora de honorarios que mejor se alinea con la forma de trabajar de los profesionales del estudio y con las necesidades de la firma de abogados. Navegando por la red se llega a ejemplos de distintas calculadoras de honorarios

Sin embargo, ningún ejemplo puede competir con un herramientas especializadas en la gestión de firmas de abogados como lo es TimeBillingX, un completo software que puedes descargar y comenzar a usar gratis haciendo click aquí y que, además de la revisión de horas y facturación automatizada, permite administrar tarifas, gestionar gastos y administrar proyectos, entre otras funcionalidades.

Métodos de facturación en la firma de abogados

Cada firma de abogados tiene sus propios métodos de facturación y eso concuerda con los objetivos que se han fijado como estudio, las expectativas de sus stakeholders y, por supuesto, con lo que esperan de ellos sus clientes.

Así, hay quienes optan por una tarifa plana, puesto que se ocupan de asuntos cuyas tareas, complejidad y dedicación profesional pueden preverse con apenas margen de error. Es distinta de la tarifa de subscripción, que se asemejaría más a una cuota mensual por una cobertura determinada de servicios.

También es frecuente recurrir a la tarifa por hora, cuando se presume que en cada caso variará la complejidad de la disputa o el valor financiero de la misma, por ejemplo. La tarifa combinada, en la que se parte de una plana que se complementa por una facturación por horas puede ser una buena solución en algunos casos.

Sea cual sea el método elegido por la firma de abogados para aplicar sus tarifas, conviene apoyarse en una calculadora de honorarios que evite dejar de facturar por el trabajo realizado o cometer errores de cálculo.

Si esta herramienta va más allá, y en vez de limitarse a sumar las cifras y porcentajes que ingresa cada profesional, automatiza sus registros horarios, prepara facturas a prueba de fallos, ofrece un soporte a la creación de presupuestos y gestiona gastos; nos encontramos con que, además de minimizar errores en el proceso de facturación, se aumenta la eficiencia, incrementando la disponibilidad de tiempo de los abogados para dedicar a otras tareas y mejorando la satisfacción del cliente.

¿Cuenta tu firma de abogados con un software así?

Criterios a tener en cuenta para sacar el máximo provecho de la calculadora de honorarios

A la hora de introducir los datos a considerar para la facturación en la calculadora de honorarios, conviene tener claros los criterios a seguir. La planificación es clave y resulta el complemento idóneo a un software de facturación para firmas legales.

Así, entre los aspectos a tener en cuenta por el abogado en el momento de facturar a su cliente, se encuentran, al menos, los siguientes:

  • Nivel de complejidad de la disputa: a mayor complejidad, honorarios más elevados.
  • Tarifa por hora básica, se trata de un precio fijo que cada profesional puede calcular haciendo un promedio.
  • Horas trabajadas en el caso: a más tiempo invertido en un cliente, mayor cantidad a cobrar.
  • Gastos adicionales. Se trata de lo relativo a tasas legales, desplazamientos y otros aspectos que conviene incluir en la factura.
  • Beneficio obtenido al cerrarse el caso: el honorario de éxito es, normalmente, un porcentaje que el abogado obtiene al satisfacer plenamente las expectativas de su cliente en lo relativo a hacer efectivo un cobro o evitar un pago, por ejemplo.

Hoy día, los clientes prefieren una factura desglosada, que les permita conocer qué conceptos se les están cobrando. Por eso, las firmas de abogados necesitan recurrir a una calculadora de honorarios o, mejor, a un software de gestión de facturas, presupuestos y gastos que le permita aumentar la transparencia en el proceso y optimizar la gestión del abogado.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.