Aumentar la productividad en la firma de abogados es tendencia

Aumentar la productividad es tendencia en el sector legal y tiene lógica. Cuanto más se consigue hacer en menos tiempo, más minutos quedan libres para entrar en los detalles, para perfeccionar el trabajo y atender a los clientes de forma más personalizada.

Hoy día, las firmas de abogados compiten con nuevos jugadores que irrumpen en el sector trayendo consigo innovaciones y cambio. Inspirarse en sus puntos fuertes puede llevar a los estudios legales a consolidar su posición en el mercado. La tecnología es el primer lugar hacia el que mirar.

¿Qué significa aumentar la productividad en la firma de abogados?

Aumentar la productividad sería algo muy similar a impulsar el rendimiento. En la práctica, podemos resumirlo como incrementar la cuenta de horas facturables de la firma.

Una forma de aumentar la rentabilidad sería aumentar las tarifas de facturación, pero esta medida, ni hace al estudio más popular entre sus clientes, ni le asegura ganar ventaja en el mercado a la competencia, ni tiene que ver con la productividad en sí.

Vemos, por tanto, que, al final, es una cuestión de tiempo dedicado y de apalancamiento (la cantidad de personas que generan ingresos en la firma, frente a la cantidad de personas entre las que hay que distribuir las ganancias). Las firmas que logran sacar adelante su trabajo satisfactoriamente empleando menos tiempo y recursos, son las que disfrutan la ventaja de la productividad. Como comentábamos al principio de este post, estar atento a las nuevas tendencias en avances tecnológicos del sector es un punto a favor para lograrlo.

New Call-to-action

¿Qué tecnologías ayudan a aumentar la productividad del sector legal?

Las nuevas tendencias en tecnología para el sector legal están pensadas para aumentar la productividad de las firmas de abogados. ¿Cómo lo consiguen?

  • Liberando a los profesionales de tareas rutinarias. Hay tareas puramente administrativas que, no solo desmotivan al abogado, sino que le roban tiempo de tareas más relevantes. La facturación es una de ellas. Recientes estudios de PWS y McKinsey han descubierto que es posible automatizar aproximadamente una cuarta parte de las tareas que estos profesionales realizan en su jornada. Herramientas como TimeBillingX evitan errores y facilitan la gestión de las horas facturables. Contar con soluciones automatizadas les permite organizarse mejor y realizar un seguimiento de su progreso.
  • Agilizando procesos. Uno de los mejores ejemplos dentro del sector es la tecnología de seguimiento de casos, que automatiza esta tarea (CaseTracking). Además de ella, la tecnología de búsqueda por voz resta minutos de trabajo al profesional, que, al final de la semana, pueden convertirse en horas facturables. Hacer búsquedas sin tener que escribir, dictar notas y conseguir que se transcriban directamente a texto o monitorizar el progreso de los casos abiertos de forma cómoda y sin fallos son algunas de sus ventajas.
  • Atendiendo cuestiones internas. Los asistentes legales virtuales permiten resolver las dudas que pueden surgir dentro de la firma de abogados o, incluso, servir para filtrar las consultas que van llegando desde el exterior. El resultado es una mayor eficiencia y profesionalidad que, nuevamente, se traduce en el aumento de productividad del estudio.

A todas estas ventajas, hay que sumar las que da la transformación digital de la firma de abogados, que supone un paso al frente determinante a la hora de impulsar el rendimiento del negocio. Minimización de errores, aumento de la motivación de la plantilla, mayor eficacia en los procesos, mejores resultados en las operaciones y, por supuesto, también el beneficio de aumentar la productividad está al alcance de quienes se abren al cambio.

New Call-to-action

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.